We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

miércoles, 2 de mayo de 2007

La comunión popular de Ségo

Martes 1ro de mayo. Día del trabajador. La ciudad esta casi desierta por el fin de semana largo. Sin embargo, los que no se fueron y siguen en Paris ocupan rápidamente las soleadas calles inundadas de clima electoral. Los actos del Socialismo y del Frente Nacional mas las reivindicaciones sindicales convirtieron a varios barrios de la capital en una marea de gente.

Entrando a Charléty a los saltos

Poco después del mediodía los alrededores del estadio Charléty (sur de Paris) comenzaron a cambiar al poblarse de una heterogénea masa popular. La arriesgada convocatoria socialista de realizar un acto más importante que el del domingo de la UMP contó con un guiño climático que dejo atrás amenazas de lluvia. El PS superó su objetivo con creces, al menos en los números duplicó el acto parisino de Sarko al meter 50.000 personas. A las 16 el público ya había colmado el estadio (sede del Mundial de rugby que en cuatro meses se jugará en Francia). Como siempre llego tarde a todos lados quede amontonado frente a las puertas sin poder entrar. Pero no todo estaba perdido. Con un grupo de intrepidos jóvenes decidimos no esperar y nos trepamos por un muro lateral, saltando hacia la pista de atletismo, donde tres fornidos morochos amortiguaron nuestra caída.

Hay que salir del barrio

A diferencia de los actos sarkozistas o de los pequeños actos socialistas los blancos no fueron mayoría. Entre el multiétnico público hubo africanos, árabes y asiáticos, quienes se mezclaron con la blanca palidez 'bobo' y los estudiantes de las escuelas bien. El look bohemio fue norma, pero no regla. Las mochilas y los morrales, portados por rastas o raros peinados nuevos se mezclaron con trajes, portafolios y tacos de los yuppies que ni en un feriado dejan de producirse como tales. "Tenemos que salir, mostrarnos, no quedarnos encerrados en el barrio. Este acto es una muestra de lo que es Francia hoy", me dice Rachid un musulmán africano color café llegado de los suburbios mientras comparte su botella de agua con un grupo de sedientos. "La solidaridad esta acá y eso es lo que necesita este país tan individualista". El colorido del acto no lo brindo solamente las diferentes etnias presentes, sino las variadas vestimentas. Las infaltables remeras rojas, pero también naranjas de los centristas, o verdes de los ecologistas que en la segunda vuelta votaran por Royal. Otra diferencia con los actos UMP es que en Charléty nadie sudo Kenzo. Los olores son otros. El acido y penetrante olor a transpiración llegaba a ráfagas con el viento, pero los aromas que marcaron la soleada jornada fueron el humo grasoso de la merguez y el kebab o el humito dulzón del hachis y la marihuana como en cualquier concierto multitudinario o partido de fútbol.


Ségo présidente! Yannick no se va!

Grupos de rock, pop, chanson, poesía, rap, reggae, pero también intelectuales, científicos, deportistas y otros artistas se hicieron presentes para apoyar a Ségolène y ayudar a que su convocatoria se mayor. Entre la veintena de comprometidos músicos sobresalieron el irónico Bénabar, el inoxidable Renaud, el meloso Cali, los potentes Têtes Raides. Y hasta se coló en el escenario nuestro pianista Miguel Ángel Estrella, la representación Argentina junto a Ségolène, osada actitud de un representante del Estado nacional por ser Embajador ante la UNESCO. El que se llevo la mayor ovación fue el ex tenista devenido en músico Yannick Noah, un icono entre los franceses. Noah se animo a afirmar que de ganar Sarkozy dejara el hexágono y por eso el "Yannick no se va" retumbo con tanta fuerza como el "Ségo présidente!" que bajaba de las tribunas.

"No desilusionemos al mundo, seamos audaces"

El discurso de Ségo fue más virulento e irónico de lo que la señora nos tiene acostumbrados. "Parece que se acordó que tiene que dar todo porque sino se le acaba el tiempo", suelta a mi lado una mujer emocionada con ganas de compartir su alegría. Con un carisma hasta ahora desconocido la cincuentona socialista arengó constantemente al público lanzando críticas para "el otro candidato". La socialista evito nombrar a su rival, pero se burló en reiteradas ocasiones de sus palabras calentando la previa del esperado debate de esta noche. Luego lo acusó de querer "otro mayo del 68 para instaurar el orden".
"No desilusionemos al mundo que nos sigue con atención y nos pide que seamos audaces de elegir por el futuro y no por el candidato y el equipo del gobierno actual. La elección es clara, es la elección de la audacia, pero también de la reconciliación, la armonía, la paz social", soltó sobre el final. Al salir del estadio con el sol cayendo sobre el periférico (ese cinturón que circunvala y delimita la ciudad) el clima es otro. El fervor popular le deja lugar al orden que intimidantes instauran decenas de policías y gendarmes. Las estaciones de tren y métro están llenas de azules, un golpe de realidad. De la ilusoria libertad y el fervor de una comunión popular al estado de control hay solo uno metros.

1 comentario:

Claire dijo...

hehe!!! Igualitos los cantantes de uno y de otro a lo que puedo ver :)
Francesa viviendo desde hace ya unos 7 años en España, no he vivido en directo y en vivo sobre todo estas elecciones pero me gusta vuestra visión!

Les Têtes Raides, Bénabar, Cali et Yannick, igualitos que Johnny, Enrico Mathias et Mireille Mathieu!! Mireille Mathieu, pero buenooooo! ¿En que estaban pensando?! Mon dieuu!! Nonnn! Que rancio!!hihi:"su casquito negro y lifting antibalas vomitando la Marsellesa en la plaza de la Concorde" muy bueno! Clap! Clap!!

En fin, que triste... sí eso es "La France" que piensan instaurar, me temo que Yannick no va a estar sólo a la hora de pirarse ...

Clarie
http://www.francoespagnol.wordpress.com