We’re back.

Cinco años más viejos, volvemos a asomarnos a una nueva campaña electoral Made in France. Como Batman y Robin, sumamos a Batichica y ahora somos tres. Las geniales opiniones expresadas en este blog sólo representan el punto de vista de sus autores.

martes, 17 de abril de 2007

José Bové o el agricultor altermundista y sus contradicciones

El agricultor francés José Bové, una de las figuras mundiales del variopinto movimiento antiglobalización, siempre se ufano en sostener que nunca sucumbiría a la tentación de presentarse como candidato en una elección presidencial, sin embargo, este domingo buscará un milagro que le permita convertirse en presidente. El ambicioso objetivo del pastor de Larzac es unir a la izquierda antiliberal y ecologista, tarea nada sencilla teniendo en cuenta que en esta ocasión son seis los candidatos. En agosto de 1999 Bové irrumpió mediáticamente al participar en el desmantelamiento de un McDonald's ('el' símbolo atacable si se busca notoriedad) y algún que otro ataque con guadaña y oz a campos sembrados con semillas modificadas genéticamente (OGM). De ahí en más, el ex portavoz de la Confédération Paysanne paseo su celebre mostacho en cada combate altermundista en cualquier ciudad del planeta: de Seattle a Porto Alegre, de Chiapas a Palestina o de Bolivia a Génova. En sus batallas de desobediencia cívica Bové no dudo en recurrir a métodos ilegales, lo que le valió numerosas detenciones y procesos judiciales, por lo que aun carga sobre sus hombros con una condena de cuatro meses en suspenso.
El fin de semana los partidarios de Bové organizaron un encuentro en Paris en la plaza de Stalingrad, a metros del canal Saint-Martin, lugar que durante un día se transformo en tierra de agricultores, pero también de sin papeles, de decenas de petitorios para ser firmados, militantes ecologistas, desocupados y de jóvenes que difícilmente voten por el agricultor pero que disfrutaron de una tarde de sol y música en estas vacaciones escolares. Con su pipa curva entre su espeso bigote y sus labios, 'Asterix' Bové se paseo entre la gente sin guardaespaldas (a su favor: no debe haber muchos políticos franceses que puedan imitarlo). Luego habló unos minutos y criticó el "pacto existente entre Sarkozy y Le Pen" para llegar al poder. Después le dejo lugar a la música. Lo mejor de la fiesta: el grupo militante de rap
MAP (Ministerio de Asuntos Populares) provenientes del norte de Francia y la cerveza orgánica de un 'petit' productor del sudoeste.
Como todo candidato Bové declaro sus bienes y para no ser menos que el resto su declaración saco a la luz una perlita: posee
una fastuosa mansión en el sur de Francia, ecológica eso si, para que nadie pueda reclamarle no ser ecológicamente correcto. Bové fue criado en California y en plena época del flower power y de la imaginación al poder sus padres regresaron en Francia inscribiendo a José en un liceo católico, del cual fue expulsado cuando los horrorizados curas escucharon sus apologías alucinógenas. Pese a que difícilmente supere el 2% de los votos, el hombre del mostacho declaro que en la segunda vuelta volcara todo su caudal electoral en pos de la socialista Ségolène Royal. Hace unos días a Bové le paso lo mismo que a Royal, cuando un jovén le lanzó una torta al mejor estilo de Los Tres Chiflados (The Three Stooges) no tenemos la foto pero si el video de Ségo recibiendo el tortazo. La iniciativa de Bové de presentarse como candidato fue apoyada por el mandatario boliviano Evo Morales. Triste paradoja la de estos campesinos sudamericanos (estigmatizados por ser cocacoleros) la de apoyar a un agricultor subsidiados por la UE, pese a que últimamente intenta desmarcarse de la Unión. Los proteccionistas paysannes franceses y su rígido gobierno impiden que la Organización Mundial del Comercio (OMC) llegue a un acuerdo con las principales economía emergentes para destrabar un conflicto que ya lleva tres años y con el que se pretende continuar asfixiando a la periferia del mundo… entre tanto, Bové y el resto disfrutan del paternalismo de Bruselas.

foto: Le Monde

No hay comentarios.: